Ana, con su hija Elvira de 20 días

Yo vine por recomendación de mi madre y mi hermana, por problemas derivados de la epidural en el parto.

Note mejoría el primer día tanto en la ciática como en el pie, y dos semanas después ya no tengo dolores.

Por esa razón y por la profesionalidad del doctor traje a mi hija de 20 días, que tenia los famosos cólicos. En cuestión de dos sesiones la nena está mejor, más tranquila y con menos molestias.

Estamos toda la familia muy contentos.

Yo estaba muy engarrotado, no tenía casi movilidad

Mi nombre es José Ramón A. Conocí el centro gracias a una revista.

Yo estaba muy engarrotado, no tenía casi movilidad.

Ponerme los calcetines y los zapatos era un calvario.

La parte lumbar era una piedra, la tenia dura como si tuviera un mordisco en la espalda.

Ahora me levanto y me siento sin dificultad. Me encuentro mucho más ligero y flexible.

Me encuentro muy bien, ¡CASI JOVEN!

Antes no tenía ganas de nada y ahora estoy más contento con ganas de todo.

Animo a la gente que lo pruebe.

Rafa T.: “La hernia discal ya no la tenía”

El otro día fui al traumatólogo de la seguridad social que me había hecho unas nuevas resonancias, y él me comentó que la hernia discal ya no la tenía en la L5-S1.

Yo me quede muy sorprendido y el traumatólogo me dijo, ahora lo que tienes es una pequeña protusión L5-S1.

Yo dije: ¿Pero eso es posible que se reduce la hernia?, El traumatólogo dijo que “a veces los discos se reabsorben”.

Me quede muy sorprendido porque pensaba que era imposible.Claro, antes de venir me habían diagnosticado con una hernia discal L5-S1 y ahora no la tengo.

Pasaron 3 años entre las dos resonancias, y ahora solo es una protusión, fenomenal. Entonces voy a seguir con los cuidados quiroprácticos y lo que estoy haciendo y a ver si consigo que tampoco haya protusión.

Blas A.: “Me detectaron una hernia discal C3-C4”

Vine al centro porque me detectaron una hernia discal C3-C4 y me dijeron que tenía que operarme, y antes de operarme busque otras alternativas.

Desde que vengo al Quiropráctico voy fenomenal. Antes ni podía levantar los brazos, tenía unas dolores tremendos, y ahora puedo vivir una vida normal.

Le mejor de todo es que el neuro-cirujano después de unas cuantas sesiones con el Quiropráctico, me volvió a hacer otra resonancia magnética, comparo con la primera y me ha dicho que conforme estoy ahora no hace falta operarme.

Me ha cambiado por completo, ahora puedo bailar hasta sardanas!

Susana G.: “Siempre estaba cansada”

Empecé a venir porque tenía dolores de cabeza todos los días, mareos, y la medicación ya no me hacia efecto.

Me afectaba a mi vida personal y laboral, tanto a nivel físico y psicólogico, parecía que me había convertido en otra persona.

A nivel de energía, siempre estaba cansada.Tenía toda la parte derecha de mi cuerpo hinchado, brazo, pierna, pie. Poco a poco con los ajustes he ido sintiéndome más suelta, ganando movilidad y el cuerpo se ha ido relajando.

Tengo un bienestar interior y estoy más feliz. Estoy desarrollando el hábito de ser feliz.

Sandra C. “Tenía muchas migrañas”

Yo vine aquí hace 3 meses porque tenía muchísimas migrañas, muchos dolores cervicales, tomaba mucha medicación, como 10 pastillas al día. Tenía cuidado del neurólogo, del traumatólogo.

Unas personas me recomendaron de visitar al Dr. Richard, pues la mejoría fue desde el primer día, y ahora en estos momentos no tomo ningún tipo de medicación, la movilidad del cuello la tengo mucho mejor y no tengo ningún tipo de migrañas.

Entonces lo recomiendo a todos, porque hacia 3 o 4 años que tenía migrañas y ahora nada. Duermo muy bien, estoy mucho más relajada, no tengo tensión, estoy muy contenta.

Gracias

Erika: “Por los mareos no me podía incorporar”

Vine por motivo que tuve un accidente con el coche. Me provocó un latigazo cervical muy brusco que me tuvo 4 meses en rehabilitación y tratada por un fisio. No mejoré en nada.

Durante esos 4 meses estuve sin ir a la universidad, debido a mareos, dolores de cabeza y unos vértigos que no me podía incorporar.

Gracias a un familiar, conocí la quiropráctica, y decidí probar. En 10 sesiones ya puedo hacer vida normal. No tengo mareos ni vértigos y ha desaparecido el dolor de espalda.

Estoy encantada, no pensé notar tan rápido la diferencia.

Eva María: “Tenía mareos por las cervicales”

Me lo recomendó mí amiga Paola, porque tenía fuertes dolores de espalda, cervicales y tenía mareos. Tenía malestar general, y me provocaba mal humor.

Desde que empecé los cuidados ha mejorado mucho la zona cervical y los mareos han desaparecido. Para el dolor de espalda tengo que venir más. Muevo mucho mejor el cuello en cuestión de movilidad.

Tengo más calidad de vida y mejor humor!