Erika: “Por los mareos no me podía incorporar”

Vine por motivo que tuve un accidente con el coche. Me provocó un latigazo cervical muy brusco que me tuvo 4 meses en rehabilitación y tratada por un fisio. No mejoré en nada.

Durante esos 4 meses estuve sin ir a la universidad, debido a mareos, dolores de cabeza y unos vértigos que no me podía incorporar.

Gracias a un familiar, conocí la quiropráctica, y decidí probar. En 10 sesiones ya puedo hacer vida normal. No tengo mareos ni vértigos y ha desaparecido el dolor de espalda.

Estoy encantada, no pensé notar tan rápido la diferencia.

Eva María: “Tenía mareos por las cervicales”

Me lo recomendó mí amiga Paola, porque tenía fuertes dolores de espalda, cervicales y tenía mareos. Tenía malestar general, y me provocaba mal humor.

Desde que empecé los cuidados ha mejorado mucho la zona cervical y los mareos han desaparecido. Para el dolor de espalda tengo que venir más. Muevo mucho mejor el cuello en cuestión de movilidad.

Tengo más calidad de vida y mejor humor!

Daniel N.:”Lo mío no tenía solución”

Yo me he venido aquí porque donde me estaban tratando en la seguridad social me dijeron que el mío no tenía solución, que lo tenía para siempre. Tenía pinzamientos cervicales porque tuve un siniestro, me caí de la escalera y me hizo un esguince cervical. También el médico me dije que tenía la columna toda picada y no tenia las almohadillas a ver las 2 resonancias que me hicieron.

Me han dado infiltraciones, corrientes. Pero desde los últimos 4 meses no puede aguantar. Los corrientes no me hacían nada, cada vez peor. Tenía que tomar muchos anti inflamatorios.

Conocí el centro por mediación de un amigo. Me hicieron las mediciones y ahora estoy muy contento porque me están dando solución.

He empezado desde 15 días y he notado mucha mejoría. Puedo dormir, que antes no podía dormir por lo del cuello porque me dolía mucho mucho. A levantarme, la primera presión, no podía incorporarme bien. Una mejoría bastante importante. Ahora no me tomo nada!

Estoy muy satisfecho.

Testimonio Gregorio

Hola, me llamo Gregorio y tengo 85 años. Soy de Zaragoza y vine a pasar una temporada a Valencia. Me animó a venir al centro mi yerno. Cuando vine tenía vértigos, mareos, dolor de rodillas. También tenía perdida de estabilidad y zumbidos en los oídos.

Desde que vengo al Quiropráctico tengo más soltura cuando ando. Los vértigos y mareos han desaparecido y lo mejor de todo, los zumbidos de oídos han desaparecido del todo.

Soy una persona con más energía y más ágil.

Gracias

Gregorio Vea