El ajuste Quiropráctico

Un ajuste quiropráctico es un movimiento preciso y controlado de aquellas articulaciones que están mal alineadas, de forma rápida, segura y específica. La característica exclusiva de la Quiropráctica es la de ajustar con precisión los segmentos afectados por las subluxaciones, de forma que la columna vertebral recupere su movilidad natural y se eliminen las interferencias en el sistema nervioso. Así, el cuerpo recupera su estado óptimo de funcionamiento y, por tanto, la salud.

El ajuste quiropráctico es seguro, efectivo y específico, y se enfoca en la subluxación y no en el dolor. Se ajusta sólo aquella zona en la que existe una interferencia nerviosa. A pesar de que se puedan ajustar todas las articulaciones del cuerpo, el quiropráctico se centra principalmente en la columna vertebral, ya que es por donde más información circula y por donde surgen los nervios periféricos.

Existen muy diversas técnicas de ajuste adaptadas a la edad y condiciones de cada persona. Por lo general el tratamiento es fundamentalmente manual y consiste en una fuerza rápida, precisa y específica en la vértebra que ha perdido su capacidad de movimiento, de forma que recupere su movilidad. Este tipo de ajuste puede venir acompañado por un leve sonido, esto es debido a que los gases de la articulación se liberan. Se utilizan también otras técnicas en las que el ajuste se realiza mediante uso de aparatos, como Activator, que es un instrumento de acero inoxidable que surgió tras muchos años de estudios científicos biomecánicos. Este instrumento dispara una fuerza controlada o ajuste a la columna vertebral y otras articulaciones del cuerpo. En algunas ocasiones es la herramienta principal del tratamiento quiropráctico, aunque también se puede utilizar de manera complementaria con otras técnicas

Los ajustes quiroprácticos son rápidos, específicos, seguros e indoloros, y son la única manera de eliminar las subluxaciones vertebrales.