El miedo al fracaso, el temor de no ser capaz de conseguir algo o la incertidumbre a veces nos ocasiona que directamente pensemos que no podemos, desencadena esos pensamientos negativos. Nosotros mismos, sin intentarlo, nos decimos que es muy difícil, que es prácticamente imposible, que no lo vamos a conseguir.

El simple hecho de pensar así, nos está creando una barrera en nuestro interior que parecerá que nuestra meta, nuestro objetivo, es imposible de alcanzar. Sin embargo, la mayoría de las veces, esto no es así. Simplemente nos estamos condicionando y nos estamos haciendo creer que supera nuestros límites cuando es algo totalmente alcanzable.

 

De ahí que sea tan importante mantener alejados los pensamientos negativos y dejar que fluyan los positivos.  Y te voy a poner dos ejemplos muy simples para que veas lo que quiero decir:

Ejemplo 1:Sí a los pensamientos positivos

Seguramente conozcas a alguien que siempre está con la sonrisa en la boca, que cree que todo en la vida es posible. Probablemente hayas pensado alguna vez que vive en los mundos de yupi porque no ve límites a las cosas. Esta clase de personas es la que al final del camino, consiguen todo lo que se proponen. No es porque alguien se lo ponga más fácil, es porque cree que puede intentarlo. Si lo intenta, y pone todo su esfuerzo en ello, tiene muchas más posibilidades de conseguirlo.

 

Ejemplo 2:

Ahora piensa en alguien que sea todo lo contrario. Que no intenta las cosas porque a priori ya dice que no se le da bien, que le cuesta mucho hacer eso, que es muy difícil conseguirlo. ¿Crees que lo va a conseguir? ¿Crees que va a tener ánimo y fuerza suficiente para intentarlo? Este tipo de personas se quedan estancadas pensando que estaría muy bien pero que no lo van a conseguir, que no es para ellos.

 

El mismo desafío para dos personas que lo afrontan de manera totalmente distinta (y que son exactamente igual de capaces) va a tener dos desenlaces totalmente diferentes. En el caso de la persona que piense que es posible, va a poner todos sus medios para conseguirlo, va a romper las barreras para alcanzarlo. Sin embargo, la segunda se va a quedar en la línea de salida porque directamente va a pensar que no lo va a conseguir, y si no lo va a conseguir, ¿Para qué intentarlo?

Metas

Pon pensamientos positivos en tu vida y elimina los negativos

Lo primero que tenemos que hacer, sin duda, es identificar los pensamientos negativos que rondan en nuestras cabezas, y una vez localizados, debemos entender que son pensamientos que, al menos de forma conscientes, no somos responsables.

 

Mensajes directos:

¿Te suena eso de: “Si hubiera hecho eso, no habría pasado” “Como lo hago mal, no voy a saber hacerlo” “Tendría que haber hecho esto…” ? Estos mensajes nos los decimos a diario casi sin darnos cuenta, y aunque no sean ciertos o le falten argumentos para su veracidad, los tomamos como verdades absolutas.

 

Mensajes negativos comunes en la gente:

Totalitarios:

Pensar que todo es blanco o negro, todo o nada, siempre o nunca. Es un pensamiento muy común que debemos empezar a eliminar de nuestra cabeza. No conocemos todas las variables, ni a todo el mundo, para enmarcar nuestros pensamientos en esas totalizaciones.

Generalizar:

Partiendo de algún hecho determinado, generalizar todas las situaciones.

Leer el pensamiento:

Creer que los demás piensan de nosotros es otro pensamiento negativo común (piensan que soy así, o creen que no lo voy a conseguir…)

Minimizar las cosas:

Minimizar nuestros logros pensando que cualquiera lo hubiera conseguido. Pues ¿sabes qué? Que tú lo has conseguido, y el simple hecho de intentarlo, ya es un gran paso, así que en lugar de pensar que cualquiera puede hacerlo, alégrate de haberlo alcanzado o superado.

Adivinar el futuro:

Creer que va a ocurrir de determinada manera cuando no sabemos cómo va a ser. Si ya de antemano pensamos que no va a funcionar o que no lo vamos a conseguir nos lleva directamente a no intentarlo. Pero, ¿acaso sabemos lo que va a pasar si lo intentamos? Desde luego si no lo intentamos seguro que no lo conseguiremos.

Hacerse la víctima:

Dramatizar las situaciones convirtiéndote en la víctima. “No encuentro las llaves, es la vejez”. No hay relación entre no encontrar las llaves y que la causa sea que nos estamos haciendo mayores, sin embargo, de tanto decírnoslo, nos lo creemos.

Echarte siempre la culpa:

Pensar que tus acciones van a desencadenar una reacción negativa y sea tu culpa.

Descartar lo positivo:

Cuando los pensamientos negativos eliminan por completo todos los positivos. Por muchas cosas buenas que nos están pasando, solo somos capaces de ver las malas.

 

¿Cómo evitamos los pensamientos negativos?

Primero que nada, debes de dejar de tener este tipo de pensamientos, y en el caso de que te pase alguno por la mente, no lo dejes correr.

Meditación:

Párate, cógelo, y analízalo. Estudia la situación, el momento, e intenta buscar si efectivamente la realidad es así, o simplemente, tu mism@ estás creyendo que la realidad es así.  La meditación es fundamental para conseguir esos pensamientos positivos.

Replantéate todo aquello que pienses. Por ejemplo, te proponen un reto, y lo primero que piensas es que no puedes. Stop. Rebobina, vuelve atrás unos segundos, olvida ese pensamiento y sustitúyelo por “voy a hacerlo, no pierdo nada”.

Vive el presente.

Es importante vivir el presente, saber en qué momento de tu vida te encuentres. No te aferres ni al pasado ni a lo que pueda pasar en el futuro.

Responsabilízate de tus actos

No eches la culpa a los demás de las cosas. Asume tus responsabilidades y afróntalas. No puedes marcar tu vida pensando en los demás, ni en lo que les puede pasar ni lo que la gente puede pensar. Olvida lo que puedan pensar los demás de tu vida, da lo mismo. Si condicionas tu vida a los demás, nunca harás nada.

Cuidados quiroprácticos

Un sistema nervioso equilibrado es fundamental para conseguirlo. Los cuidados quiroprácticos te ayudan a equilibrar tu columna y con ello, tu sistema nervioso se verá gratamente beneficiado.

Una vez seas capaz de dominar todos esos pensamientos negativos, los positivos estarán en tu mente de forma natural, sin esfuerzo. Una vez dejes entrar todos los pensamientos positivos a tu cabeza, te será más fácil hacer las cosas, ser feliz, ver el lado bonito de las cosas, disfrutar de cada segundo, de cada instante de tu vida.

vuela alto y sueña

La mente es muy poderosa y nos hace hacer cosas increíbles. “Si puedes soñarlo, puedes hacerlo” ¿Te suena? Esta frase no es más que todo lo que te estamos diciendo. Tu eres la única persona que se pone o se quita las barreras. Quiérete, abre las alas y vuelva, vuela alto.

No olvides que en los centros quiroprácticos de Rocafort y Alameda Quiropráctica estamos para ayudarte. Te invitamos a que vengas a visitar al Doctor en Quiropráctica Richard Millo para que te haga una revisión completa y te asesore de la forma más profesional con sus 31 años de experiencia para garantizar el bienestar de tu salud y la de tu familia.

Si quieres ver los testimonios de alguno de nuestros pacientes, no dudes en visitar nuestro apartado de testimonios en nuestra web o si prefieres, puedes visitar nuestro canal de Youtube. También estamos en Instagram y Facebook. Queremos veros en estas redes y que nos contéis y comentéis vuestra experiencia, si hacéis deporte, si lleváis una vida sana y saludable y qué es lo que más valoráis de esta filosofía de vida.

 

 

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento y análisis. Al aceptar, permites el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad