Antes de que llegue el verano la gente suele preocuparse en perder unos kilos para ponerse en bikini y sentirse bien. Lo que conocemos como operación bikini. Pero, ¿Qué ocurre después del verano? En el post de hoy queremos contarte cómo quitarte los excesos de verano y cómo la quiropráctica está estrechamente relacionada con la nutrición.

 

Nos vamos de vacaciones y con ellas vienen las tapitas en los bares, las bebidas gaseosas y azucaradas, los helados… olvidándonos de las ensaladas, de los dos litros de agua que necesita el cuerpo, incluso de hacer deporte o algún tipo de actividad física. Estamos de vacaciones, y muchas veces caemos en el error de pensar que “no es momento de”.

Y cuando llegamos a casa y nos subimos a la báscula, ocurre el desastre. Todos estos excesos nos han pasado factura y es entonces cuando entramos en pánico. Tenemos que hacer algo para eliminar los abusos y volver, al menos, a como estábamos antes de marcharnos.

6 Consejos para eliminar los excesos de verano

Bebe agua y mantente hidratadobeber agua verano

No nos cansaremos nunca de deciros lo importante que es el agua para nuestro organismo, nuestra dieta y nuestra salud. Estar bien hidratado es imprescindible. Pero además, el agua nos sacia, ¿Qué queremos decir con esto? Dicho de otro modo, muchas veces picamos entre horas porque pensamos que tenemos hambre, sin embargo, lo que realmente ocurre es que nuestro cuerpo necesita agua. Así que si en vez de picar bebemos agua, estamos dando a nuestro cuerpo exactamente lo que nos está pidiendo. Estar bien hidratado no solo es para el verano, es necesario todo el año.

Mastica bien y come despacio

Comer despacio nos permite masticar las veces que necesitamos para ingerir los alimentos. Por un lado, al masticar bien la comida le hacemos el trabajo más fácil a nuestro organismo para digerir los alimentos, evitando así digestiones pesadas. Por otro lado, nos saciamos antes y no necesitamos tanta cantidad de comida.

Ser un poco más “eco” no solo es una tendencia

Parece que ahora la tendencia es comer de forma ecológica. Sin embargo, debería ser siempre así ¿Qué quiere decir esto? Que es mejor comer alimentos que no hayan sido procesados, que estén libres de pesticidas y por tanto, que se consideren ecológicos. Muchos supermercados se han sumado a esta iniciativa dedicando una parte de sus estantes a este tipo de productos. Si que es cierto que son un poco más caros, pero realmente merece la pena. Nuestro consejo: Hay muchos agricultores que venden directamente al cliente final. Busca en tu zona que seguro que encontrarás a alguno y de esta manera, comerás de forma totalmente ecológica y ayudas a una sostenibilidad de la agricultura ecológica.


No te pases con el aceite ni con la sal

El aceite de oliva es buenísimo para nuestra salud, pero como todo, siempre sin excesos. Intenta tomarlo siempre en crudo y no poner más de una cucharada. De esta manera, te estarás aprovechando de todos sus beneficios sin caer en el exceso.

Y con la sal, pasa exactamente lo mismo. Nuestro cuerpo necesita que tomemos sal, pero en pequeñas cantidades. Si eres de ese tipo de personas que necesita notar la comida salada, te proponemos un reto que te hará reducir la sal sin que lo notes:

  • Intenta estar una semana sin tomar nada de sal. La intención es acostumbrarnos a la comida sin sal para que, una vez pasado este tiempo, cuando le echemos poca cantidad, la notemos mucho. Este es un buen truco para ayudarnos a reducir la sal en nuestras comidas. Una vez lo hayas hecho, si de vez en cuando se te olvida echarle sal a la comida, ni lo notarás.

 

Disfruta del placer del té.

Hay tantos tés como te puedas imaginar. Si a priori no te apasionan los tés, empieza por aquellos que contengan más frutas y menos “hierbas” y verás cómo poco a poco te acostumbras a ese sabor y te resulte mucho más fácil disfrutar de un té verde, rojo o negro. Los tés son muy depurativos y ayudan a nuestro organismo a drenar.

Haz una buena dieta:

Hace algún tiempo os hablamos de la dieta cetogénica (dieta keto) o la paleolítica, ¿Os acordáis?. Hacer cualquiera de estas dos dietas es bueno para nuestra salud, ya que es alimentarse como lo hacían los primeros humanos: pocos carbohidratos y más carnes magras, pescados, frutas, vegetales frutos secos y semillas: alimentos que se pueden obtener de la caza y la recolección.

La quiropráctica está íntimamente ligada con la nutrición. Los ajustes quiroprácticos nos ayudan a equilibrar nuestro cuerpo y nuestro organismo, por eso es tan importante recibir cuidados quiroprácticos de forma regular.

Seguramente tengas mil dudas. Tranquil@, es totalmente normal. Te invitamos a que vengas a visitar al Doctor en Quiropráctica Richard Millo para que te haga una revisión completa y te asesore de la forma más profesional con sus 31 años de experiencia para garantizar el bienestar de tu salud y la de tu familia.

Si quieres ver los testimonios de alguno de nuestros pacientes, no dudes en visitar nuestro apartado de testimonios en nuestra web o si prefieres, puedes visitar nuestro canal de Youtube. También estamos en Instagram y Facebook. Queremos veros en estas redes y que nos contéis y comentéis vuestra experiencia, si hacéis deporte, si lleváis una vida sana y saludable y qué es lo que más valoráis de esta filosofía de vida.

Te esperamos en nuestro centro quiropráctico de Valencia o Rocafort.

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento y análisis. Al aceptar, permites el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad