FB_pixel

Al hablar del hecho de respirar seguro que lo primero que piensas es un proceso natural del cuerpo humano sin el que no podrías vivir y que te va acompañar toda la vida.

Estás en lo cierto, pero de la misma manera no todos los seres humanos respiramos de igual forma.

Son muchos los que no lo hacen bien e incluso hay otros tantos que tienen problemas respiratorios.

Ya sea por enfermedades crónicas, pulmonares obstructivas también de carácter crónico u otras enfermedades como la rinitis asmática, el asma, la bronquitis o incluso algunas de un carácter menor que nunca llegan a diagnosticarse.

Y es que todas ellas tienen en común que son problemas habituales y que seguro que están en el día a día de cualquier persona, o tuyo que nos lees todas las semanas.

Por eso queremos contarte cómo la quiropráctica te puede ayudar a respirar mejor, a ver una mejoría en tus problemas, que tienen su origen en la aparición de una subluxaciones que los doctores en quiropráctica reducen al liberar la tercera vértebra dorsal.

Hay que tener en cuenta…

Y es que antes de comenzar a hablarte de cómo la quiropráctica puede ayudarte a respirar mejor, queremos desgranar un poco el concepto de respiración en sí.

En nuestro concepto de bienestar y salud, la respiración tiene una especial importancia.

La quiropráctica ofrece grandes beneficios para la respiración

Si se quiere vivir en armonía, la respiración es fundamental. Está ligada a nuestras emociones, ya que según sean, pueden modificar la manera en la que respiramos.

Pero de la misma manera la respiración es algo que podemos controlar y según la forma en la que lo hagamos influirá a nuestro cerebro.

Es por eso que entendiendo su importancia, queremos hablarte de cómo la quiropráctica puede ayudarte a mejorar tu respiración o mejorar de algunas de las enfermedades relacionadas con ella con el único fin de buscar tu bienestar.

La quiropráctica ante el asma

El asma es quizás el problema respiratorio más común en la sociedad por el que se suelen recomendar medicamentos para aliviar sus síntomas, pero la quiropráctica te ofrece otras soluciones.

Tiene un factor importante que es el entorno. Los niños y adultos que viven en ciudades tienen muchas más probabilidades de sufrir problemas respiratorios por la polución y el medio ambiente.

A nivel neurológico se conoce que la vertebra dorsal está directamente relacionada con los pulmones. Si se da el caso de que las vertebras están desplazadas, desalineadas o deterioradas es cuando aparecen estas interferencias que en quiropráctica llamamos subluxaciones.

Estas causan impulsos nerviosos que reducen el funcionamiento óptimo del sistema nervioso y el órgano con el que los impulsos están relacionados.

La quiropráctica es beneficiosa ante el asma

Por eso mucha gente con asma mejoran gracias a los doctores en quiroprácticas debido a que con sus ajustes son capaces de liberar la tercera vértebra dorsal, que es la que suele ayudar con este problema respiratorio.

Cuando la columna está sana y en su posición correcta, es capaz de proteger las vías nerviosas y los pacientes con problemas de asma llegan a observar considerables mejorías.

 ¿Y qué ocurre con los problemas respiratorios en general?

Hay que partir de una base explicativa de que cuando respiramos, la caja torácica se abre y se cierra.

Desde el punto de vista quiropráctico, puede haber subluxaciones a nivel de la columna que impidan que este funcionamiento de apertura y cierre de la caja torácica no se pueda realizar de manera adecuada.

El sistema respiratorio se beneficia de los cuidados quiroprácticos

Hay varias articulaciones intervertebrales de las que salen raíces nerviosas que forman nuestro aparato respiratorio.

Por esto hay nervios que envían información de cómo están funcionando los órganos al cerebro, el cual procesa esta información y la reenvía en caso de haya algún problema.

Y es que algunas veces estos nervios quedan subluxados, por lo que no son capaces de mandar o recibir esta información de manera correcta.

Por eso mediante los ajustes, el doctor en quiropráctica busca reducir estas subluxaciones para que así los nervios afectados puedan volver a realizar sus funciones. Con el tiempo los pacientes van a observar grandes cambios y una mayor capacidad de adaptación respiratoria a los entornos.

¿Y con los niños?

Bien es sabido que los niños suelen tener bastantes problemas respiratorios desde muy pequeños. Es por eso que queremos hacerles un apartado en este post.

Problemas como la bronquiolitis, al igual que con el asma, están relacionados con la tercera vértebra dorsal.

Los más pequeños tienen la virtud de que los cambios que sufren una vez recibidos los cuidados quiroprácticos son aún mayores. Trabajando con ellos desde edades muy tempranas, los doctores en quiropráctica suelen encontrar muchos beneficios.

El cuerpo tiene una sorprendente capacidad para autorregularse y regenerarse. Como a nuestro doctor en quiropráctica Richard Millo le gusta decir, “el cuerpo es muy listo”. Solo hay que darle la opción de poder acostumbrarse a estos cambios positivos.

Si desde edades tempranas los más pequeños tienen un sistema nervioso sano, se van a estar prácticamente asegurando que de mayores sufrirán muchos menos problemas respiratorios o de asma.

A modo de conclusión, con este post buscamos que entiendas la importancia de una buena respiración y cómo de importante es para tu bienestar ser capaz de llegar a lograrla teniendo a la quiropráctica como una opción a considerar para lograrlo.

Si tienes problemas respiratorios, prueba con la quiropráctica
Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento y análisis. Al aceptar, permites el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad