FB_pixel

Cuando hay dolor de forma habitual, -dolor de espalda, dolor de cuello, dolor lumbar, etc.-, muchas veces se cae en el error de no saber si aplicar frío o calor. ¿Qué es mejor? Bien, esta semana queremos profundizar un poco más en el tema y explicaros qué debéis hacer ante estas situaciones.

Es cierto que aplicar calor en la zona que tienes dolor es mucho más agradable y más relajante, sobre todo en invierno. Sin embargo, con respecto a la columna vertebral, es más eficaz aplicar frío, ya que funciona mejor para bajar la inflamación.

La mejor forma para poner frío en la zona con dolor: para el dolor: frío

Antes de explicar este punto, deciros que hay muchos sitios donde venden bolsas de gel que se ponen en el congelador tantas veces como quieras (por ejemplo, en farmacias). Las bolsas de gel son muy cómodas porque no ocupan mucho espacio y no gotean como puede hacerlo una bolsa con cubitos de hielo o una botella congelada.

El frío debe aplicarse durante 20 minutos en la zona afectada y si hay mucho dolor, se puede volver a poner cada dos o tres horas. Esto va a ayudar a que baje la inflamación en la zona lumbar, en la espalda, en el cuello, a nivel dorsal… También si os duele la rodilla, o ante un esguince es bueno el frío.

Sin embargo, el frío o el calor, aunque ayuden a bajar la inflamación (en mayor o menor medida) no van a la causa del problema. Es una solución rápida pero solo a muy corto plazo.

Entonces, ¿Qué es mejor ante una zona con dolor?

Sin duda la quiropráctica. La quiropráctica va a la causa del problema, por eso no se puede comparar una cosa con la otra. Es como tomar medicamentos: Cuando existe algún dolor, hinchazón o inflamación, por lo general se acude a los medicamentos para eliminarlo o rebajarlo. Pero, ¿Te has parado a pensar que estás tapando los síntomas con ello?

 

Síntomas, medicamentos y quiropráctica:

El dolor o la inflamación es la respuesta de nuestro cuerpo ante algún problema. Es el síntoma de una causa. Por lo tanto, al tomar medicamentos o aplicar frío en la zona, lo que estamos haciendo es tapar los síntomas de un problema. Estamos ocultándolos. Por este motivo, lo mejor es buscar esa causa, buscar por qué tenemos ese dolor y una vez localizada la causa, actuar directamente sobre ella.

Esa es la función de la quiropráctica. Localizar la causa del problema, saber por qué tu cuerpo está reaccionando de esa manera, y poner los medios disponibles para liberar tu inteligencia innata y que sea tu propio cuerpo el que con la inteligencia innata se regenere.

Hay ocasiones en las que es muy fácil detectar la causa pero otras, sin embargo, el síntoma no aparece en el momento (puede hacerlo incluso 15 o 20 años después). Mira estos dos ejemplos:

Ejemplo 1:

Un jugador de fútbol, tropieza jugando y se hace un esguince. El síntoma aparece momentos después con la hinchazón (respuesta totalmente normal del cuerpo para curarse a sí mismo, para regenerarse).

Ejemplo 2:

Una persona empieza a experimentar dolores de cabeza una vez al mes. No ha habido nada llamativo que le pueda decir por qué tiene estos dolores de cabeza. El síntoma es sin duda el dolor de cabeza, ¿Por qué tiene el dolor de cabeza? En este caso, debemos buscar la causa del problema ya que no ha habido un partido de fútbol que haya desencadenado ese síntoma. dolor sin pastillas

Ahora bien, en ambas situaciones, si le damos unas pastillas, si aplicamos frío o calor, sin más, para quitar el dolor de cabeza o la inflamación, lo que estamos haciendo es tapar el problema.

 El cuerpo humano es muy sabio, y cuando se ve en peligro, su respuesta es el bloqueo. Va a bloquear la zona que quiere proteger, y de ahí, que aparezcan inflamaciones, dolores, etc. Además, tenemos que tener en cuenta la inteligencia innata del cuerpo humano, y respetar los tiempos de curación de cada persona.

La quiropráctica se ocupa de equilibrar el cuerpo. A través de los ajustes quiroprácticos, restablece la comunicación entre el cerebro y los distintos órganos de nuestro cuerpo, facilitando la inteligencia innata del cuerpo. El trabajo del Doctor en Quiropráctica Richard Millo es dejar a la inteligencia innata del cuerpo trabajar sin interferencias.

 

Centros quiroprácticos en Valencia y Rocafort de Richard MilloEquipo centro quiropráctico Valencia Rocafort

Richard Millo siente pasión por la quiropráctica. Cree en lo que hace y su único objetivo en la vida, su misión como Doctor en Quiropráctica, es ayudar a la gente a entender que la salud viene de dentro. Que tenemos una inteligencia innata y su trabajo es liberarla. Ayudar a nuestro cuerpo a que sea él mismo el que nos cure.

Te invitamos a que vengas al centro quiropráctico en Valencia o Rocafort a conocer a Richar Millo para que te haga una revisión completa y te asesore de la forma más profesional con sus 31 años de experiencia y así garantizar el bienestar de tu salud y la de tu familia.

Si quieres ver los testimonios de alguno de nuestros pacientes, no dudes en visitar nuestro apartado de testimonios en nuestra web o si prefieres, puedes visitar nuestro canal de Youtube. También estamos en Instagram y Facebook. Queremos veros en estas redes y que nos contéis y comentéis vuestra experiencia, si hacéis deporte, si lleváis una vida sana y saludable y qué es lo que más valoráis de esta filosofía de vida.

Pide cita hoy mismo, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Te esperamos en nuestro centro quiropráctico de Valencia o Rocafort.

 Te puede interesar:

¿Qué es la quiropráctica?

Posturas para evitar dolor de espalda

Ajustes quiroprácticos: qué son, en qué consisten y cómo se realizan

La quiropráctica para ser más felices

 

 

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento y análisis. Al aceptar, permites el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad