//Open footer social media links in new tab

En el post de esta semana queremos hablar de la importante relación que tiene la quiropráctica con la llamada tercera edad, los más mayores de la casa.

Hay muchos factores que podemos describir para hablar y contar los beneficios de la quiropráctica en la tercera edad.

Pero ha uno que destaca por encima del resto, el beneficio emocional. Para nosotros es el principal y se puede ver en cada uno de nuestros testimonios.

La quiropráctica ayuda a los más mayores a recuperar la vitalidad.

Porque la edad no debe ser nunca sinónimo de perder las ganas de vivir. Y con los cuidados quiroprácticos nuestros más mayores son capaces de recuperar su mejor versión y por ende las ganas de seguir haciendo y disfrutando de las cosas que más le gustan.

¿De qué forma ayuda la quiropráctica en la tercera edad?

La tercera edad la relacionamos con la jubilación. Los mayores pasan de estar haciendo sus jornadas laborales, que son sinónimo de actividad, a estar mucho más tiempo del que deberían sentados.

La tercera edad se beneficia de los cuidados quiroprácticos

Este aumento en el nivel de vida sedentario hace que los problemas articulares por la debilitación o por el paso de los años se empiecen a ver latentes.

Los mayores son más vulnerables a las apariciones de enfermedades y dolores y por ende estos empezarán o irán a más. Con este post queremos dejar claro que envejecer nunca debe ser sinónimo de aumento en los dolores o las enfermedades.

Los cuidados quiroprácticos proporcionan una mejora en la calidad de vida de los más mayores.

Está demostrado que con ellos se mejora la movilidad, flexibilidad, equilibrio y coordinación de los más mayores.

¿Cómo se beneficia la tercera edad del ajuste quiropráctico?

Los más mayores reciben infinidad de beneficios gracias al ajuste quiropráctico. Suele ser un ajuste suave y siempre adaptado a la peculiaridad de cada columna.

Estas peculiaridades se observan después del examen que el doctor en quiropráctica somete en la primera visita, apoyándose en radiografías si el paciente las tiene.

Una vez concluido el examen, el doctor en quiropráctica sabrá la mejor forma y técnica para llevar a cabo el ajuste quiropráctico necesario.

Además la quiropráctica es recomendada en problemas de artrosis y osteoporosis, o de espalda y ciática, que en un alto porcentaje se desarrolla en esta edad. Sus cuidados aportan vitalidad al hueso para que se regenere y se nutra.

La artrosis se puede combatir gracias a la quiropráctica

Por lo que se considera la quiropráctica totalmente segura y eficaz en personas mayores.

En los adultos mayores, usualmente al cuidado de columna se le combina con consejos nutricionales, asesoramiento sobre ejercicio físico y otros componentes importantes para lograr un envejecimiento saludable.

Algunos de los beneficios de los cuidados quiroprácticos en la tercera edad son:

  • Aumento del equilibrio y la coordinación

Las lesiones o la degeneración de la columna cervical suelen ser factores que ayudan a la perdida de equilibrio y coordinación. Con los cuidados quiroprácticos se puede restaurar mediante la estimulación de los receptores de la articulación en la columna cervical.

  • Mucha menor dependencia

Relacionado con lo anterior. Si nuestro mayor se siente con vitalidad y con buen equilibrio y coordinación, no va a necesitar ayuda de otras personas lo que le provocará un aumento en la sensación de felicidad y en su ánimo.

  • Disminuye el consumo de medicamentos para los dolores

Si hay disminución del dolor, si se trabaja yendo a la causa de los problemas, los resultados están asegurados. La pérdida de dolores traerá consigo una reducción en el uso de medicamentos que no te curan, sino que los enmascaran, por lo que vuelven a aparecer cuando se dejan los medicamentos.

Todos los secretos de la quiropráctica

  • Menos riesgos de caídas

Las lesiones debidas a la caída son extremadamente frecuentes en la población de tercera edad, y suelen ir de la mano de fracturas óseas. Los cuidados quiroprácticos reducen el riesgo de caídas trabajando la columna cervical mediante los ajustes. De la misma manera se aumenta la fuerza, la flexibilidad, la movilidad, el equilibrio y la coordinación.

  • Más movimiento de la columna y las extremidades

El cuidado quiropráctico continuado aumenta el rango de movimiento de la columna vertebral, y los movimientos de las extremidades. Aumentar la amplitud de movimiento de una persona puede afectar positivamente a la vida de muchas maneras. Desde poder hacer actividad deportiva al cuidado de los nietos.

  • Mejorar del dolor

Los quiroprácticos van a la causa de esos dolores y con sus cuidados, unas de las formas más eficaces y más seguras para tratar el dolor debido a las condiciones relacionadas con la columna vertebral, identifican y reducen las subluxaciones de las vértebras y su efecto en el sistema nervioso central.

  • Mejora en la salud general. Mucha más vitalidad

Porque gozar de salud y bienestar es vitalidad y felicidad. Y aunque te lo podemos contar nosotros, es mejor que lo veas.

Aquí tienes dos testimonios, primero el de Vicente, un señor de la tercera edad y Carmen, que mucho más joven ya sufre de dolores propios de los más adultos.

 

Y no solo eso…

Si arriba comentábamos que la recuperación y mejora en la vitalidad de los más mayores es uno de los aspectos principales a nivel emocional por los que se recomienda la quiropráctica, hay un aspecto a destacar a nivel físico.

Porque si la quiropráctica tiene que ver con el cuidado de la columna vertebral, en el caso de los más mayores tiene una función de prevención de la degeneración de la columna.

La artrosis también se puede encontrar en la columna vertebral. En ese caso se estarían deteriorando las articulaciones que une a las vértebras.

El envejecimiento y los cambios degenerativos no son sinónimos. Estos cambios se pueden prevenir o incluso parcialmente revertirlos gracias a los cuidado quiropráctico regulares.

Además los doctores en quiropráctica suelen recomendar hábitos de vida saludables como pueden ser los cambios en la dieta y ejercicio físico frecuente siempre dentro de las características de cada paciente. Simplemente con andar de manera frecuente ya sería un gran comienzo.

Da una oportunidad a la quiropráctica para mejorar tu salud y bienestar
Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento y análisis. Al aceptar, permites el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad